El poema épico que Nick Cave empezó a escribir en una bolsa para el mareo

 

El artista australiano Nick Cave – AFP

Si un día tiene la suerte de coincidir con Nick Cave (Warracknabeal, 1957) en un avión y comparte con él fila, no se asuste si, de repente, el artista australiano pide a la azafata una bolsa para el mareo. Es más, si yo fuera usted no apartaría la vista de su compañero de asiento, pues estará asistiendo a uno de esos hermosos momentos de inspiración en la vida de un artista. Raro y un poco surrealista, pero creativo y muy productivo. Y es que así fue como comenzó a fraguarse «La canción de la bolsa para el mareo» (Sexto Piso), el libro que narra la gira que en 2014 llevó a Nick Cave y a sus incorruptibles Bad Seeds por Norteamérica.

Lo que empezó como unas anotaciones, sueltas e imprecisas, para una canción (larga, según precisó después el propio Cave), termino convertido en una especie de poema, febril y épico, en el que el artista habla de la inspiración, del amor y del sentido de la vida (entre otras muchas cosas) mientras recorre veintidós ciudades de Estados Unidos y Canadá. «Estás en un avión, necesitas un trozo de papel y pides una bolsa para el mareo. Creo que todos lo hacemos, ¿no?». Así describía Nick Cave, hace unas semanas en una entrevista en «The New York Times», ese momento de inspiración que tuvo el 13 de junio de 2014 en un avión que le llevaba desde Nashville a Tennessee. Una explicación simple sobre cómo concibe el arte uno de los mayores genios musicales contemporáneos.

Pero «La canción de la bolsa para el mareo» es mucho más que un libro: es una confesión desgarradora, una autobiografía poética, un viaje lisérgico por el alma atormentada de un creador que muestra sus entrañas sin temor a que lo que encontremos nos pueda asustar. No hay temor en sus palabras, aunque sus versos provoquen temblor en quien los lea (o recite, pues bien podría declamarse mientras suena, de fondo, el «People Ain’t No Good» de«The Boatman’s Call», uno de los mejores discos de Cave y los Bad Seeds). Impresiones, recuerdos, letras de canciones, poemas, reflexiones sobre sus miedos más profundos, sus temores, su filosofía de la composición y un humor fino e irónico (a veces poco comprendido, por oscuro), marca de la casa, se despligan a lo largo de las veintidós etapas de la epopeya.

 

 

Fuente original: http://www.abc.es/cultura/libros/20150428/abci-nick-cave-bolsa-mareo-201504272009.html

11219109_891865030859548_718748543263161962_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s